miércoles, 22 de julio de 2015

La aparición

por Luciano Doti



Valentina de Villefort estaba acostada en su lecho, deliraba a causa de la fiebre que la aquejaba. El Conde de Montecristo, cual Lord Ruthven, la acechaba desde la biblioteca contigua. Era un hombre enigmático, muchos dudaban que fuera completamente humano. Al fin, en la medianoche parisiense de esa jornada, se hizo presente ante ella. La joven lo confundió con una sombra, mas luego lo reconoció.
—Conde, ¿qué hace aquí?
—Soy su protector, he venido a salvarla —dijo, y se inclinó sobre el cuello de Valentina bendiciéndola con el beso eterno. Después, tomó el vaso de agua que había en la mesa de luz y vertió dentro dos gotas de su sangre.
—Beba esto.
Valentina bebió sentada en la cama; su espalda no tenía más velo que su larga cabellera, por delante cubría su busto con una prenda de delicado encaje. La enfermedad iba dejando paso a una sensación desconocida. A lo lejos, el reloj de la catedral comenzó a dar doce campanadas apenas audibles. 

Basado en El conde de Montecristo, de Alejandro Dumas.

13 comentarios:

  1. Gracias por participar en el concurso con tan estupendo micro.
    Un grandisimo homenaje al genial Dumas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Terrorífica aparición, horror e intriga en este genial micro de corte clásico, homenaje al gran Dumas.
    Saludos, compañero.

    ResponderEliminar
  3. Genial, una historia basada en otra por todos conocida. Me dejas con intriga y con ganas de más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un gran homenaje. Muy buena escena en pocas palabras, Luciano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un gran homenaje. Muy buena escena en pocas palabras, Luciano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Un gran homenaje. Muy buena escena en pocas palabras, Luciano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un excelente y aterrador relato que deja a los lectores con ganas de saber más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Aiiix!
    ¡Qué me ha encantado! *-*
    A mí es que estos temas de enfermedad terminal, en una época tan mágica, con Enigmáticos Hombres ligados a la Sangre... ¡Me enamoran!
    Me voy suspirando...
    ¡Besines!

    PD: Yo también quiero saber más #SeSabe

    ResponderEliminar
  9. Saludos Luciano, buen micro, buena adaptación. Situaciones extremas y salidas extremas. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
  10. Hola Luciano.
    Muy bueno y aterrador micro.
    No quiero esas bendiciones ni esos besos eternos.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar